LA CALCULADORA REVOLUCIONA LAS TICS

LA CALCULADORA REVOLUCIONA LAS TICS

La revolución ha llegado a las TICS. Las TICS, o tecnologías de la información y la comunicación, son un conjunto de medios o herramientas tecnológicas de la informática y la comunicación que podemos utilizar en pro del aprendizaje, contribuyendo al desarrollo de habilidades y destrezas en los estudiantes.

En los últimos años se han introducido numerosos avances tecnológicos aplicados en el aula con la satisfacción de padres, alumnos y la mayoría de los profesores. Es más, muchos autores afirman que el uso de las TICS mejora el aprendizaje de los alumnos y al mismo tiempo reduce el tiempo y los costos de la enseñanza.

Pero hay que reflexionar sobre la percepción social que tienen las TICS en educación. Por ejemplo, a pesar de que se les asigna un impacto positivo, la calculadora sigue provocando algún rechazo, sobre todo en lo que concierne al tercer ciclo de primaria y al primero de secundaria.

LAS TICS Y LA CALCULADORA

La calculadora, cuyo primer modelo apareció en 1822, es un instrumento admitido por todos los integrantes del sistema educativo a partir de 3º de ESO de forma habitual.

Algunos padres y profesores se resisten a su utilización argumentando que supone una pérdida de las habilidades básicas y que a la larga hacen bajar el rendimiento.  Esta  inquietud surge de considerar que el uso de la calculadora en el aula implica el abandono de la enseñanza y práctica de otras estrategias de cálculo. Sin embargo un gran número de alumnos presentan dificultad y lentitud para operar y a medida que avanzan en los cursos, esto les frena en la adquisición de nuevos contenidos.

El uso de la calculadora les permite desarrollar otras habilidades matemáticas más avanzadas y necesarias, pues pueden centrarse en el aprendizaje de nuevos contenidos, en indagar la resolución de problemas y analizar y reflexionar los resultados.

Se puede comprobar, y de hecho hemos comprobado, que el uso racional de la calculadora en secundaria y últimos cursos de primaria permite, además de aprender a utilizar correctamente la calculadora, a desarrollar destrezas que facilitan:

– Aprender más sobre los números y sus propiedades.

– Entender el orden correcto de las operaciones.

– Apoyar el desarrollo conceptual.

– Resolver situaciones que permitan varias opciones y posibilidades.

– Explorar posibilidades e investigar opciones.

– Mejorar las destrezas para el uso adecuado de la calculadora.

– Además de establecer límites en la utilización del instrumento.

La calculadora, como cualquier otra TIC, se convierte en una herramienta que permite explorar, indagar, formular conjeturas, economizar recursos, pero siempre bajo el control del conocimiento matemático, que es el que da validez a los cálculos realizados.

La calculadora no solo no supone una pérdida de destrezas matemáticas sino que es un recurso de apoyo a la enseñanza en todos los niveles y para todos los alumnos, posibilita ampliar los conocimientos matemáticos, ayuda a los estudiantes a desarrollar aspectos distintos al cálculo rápido, siempre que los profesores y especialistas trabajemos con una estrategia que lo permita y sepamos darle  la orientación y el uso adecuados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *