TÉCNICAS DE ESTUDIO

Las técnicas de estudio sirven para crear unos hábitos además de para repasar y afianzar los contenidos con el tutor.

El estudio es un proceso de aprendizaje que requiere un entrenamiento diario, igual que un deporte. ¿Cuándo se debe estudiar?, ¿cómo se debe estudiar?, ¿cuál es el mejor método?, ¿quién puede ayudarme?… Muchas son las dudas que acechan a los alumnos, pero todas tienen respuesta.

La inteligencia, el temperamento y los factores ambientales pueden determinar el éxito escolar. Pero las técnicas de estudio, junto a la motivación, hacen que curso tras curso los alumnos avancen en los diferentes niveles formativos.

Cualquier estudiante puede mejorar su rendimiento, sólo es necesario querer.

Una de las principales dificultades es la apatía, el desinterés y la actitud pasiva por parte del alumno. Existen en el mercado libros y cursos (muchos de ellos gratuitos) que describen las técnicas de estudio como una herramienta que disminuye la dificultad del aprendizaje y ahorra tiempo al alumno para que pueda dedicarlo a otras actividades más lúdicas. Es decir, hacen más fácil el estudio con menos esfuerzo.

Nosotros sabemos que son técnicas que ayudan a entender los textos, a captar las ideas de una forma ordenada y de esta manera a asimilar el contenido. En ocasiones, la propia madurez del alumno le lleva a darse cuente de cuáles son las estrategias que tiene que poner en marcha para alcanzar el éxito académico.

Sin embargo, no siempre el conocimiento inicia las acciones necesarias que llevan a la meta. Por esa razón muchos estudiantes necesitan en algún momento de su formación una persona que evalúe su rendimiento, analice sus debilidades y le ayude a corregirlas.

En CEAP el tutor es la persona encargada de la dirección, instrucción y seguimiento del alumno; organiza su horario, variando los contenidos en función de las necesidades y trasmitiendo una actitud positiva ante su esfuerzo. El tutor se responsabiliza de la evolución del alumno y realiza un seguimiento del mismo a lo largo del curso. El objetivo final es convertir en hábito las nuevas técnicas aprendidas.

Con la realización de este curso el alumno será más consciente de su proceso de aprendizaje. Comprenderá los principios básicos del estudio y al aplicarlos, mejorará su método personal y sus resultados.

Concretamente el alumno aprende a:

  • Elaborar un horario de estudio.
  • Enfrentarse a un temario, diferenciando las distintas asignaturas y su mejor forma de estudio.
  • Desarrollar la velocidad lectora y capacidad de memorización.
  • Aplicar las técnicas de subrayado.
  • Realizar esquemas.
  • Elaborar resúmenes.

PROGRAMA:

  1. INTRODUCCIÓN.
  2. HORARIO Y PLANIFICACIÓN.
  3. RELAJACIÓN.
  4. CONCENTRACIÓN.
  5. MEMORIA.
  6. LECTURA.
  7. SUBRAYADO.
  8. ESQUEMAS.
  9. RESUMEN.
  10. REPASOS.
  11. APUNTES DE CLASE.
  12. TRABAJOS PERSONALES.
  13. PREPARACIÓN DE EXÁMENES.

En los cursos individualizados, los apartados 2,7,8 y 9 se consideran prioritarios dentro del programa, por lo tanto, serán en los que más hincapié se ponga. El resto del programa se trabajará en mayor o menor medida en función de la necesidad específica del alumno.